YouTube ya es una novela barata: Youtubers

<![CDATA[

¿Es posible que exista una crisis en el contenido en la plataforma más grande de videos por internet como sucede en los medios tradicionales?

La respuesta es sí, de acuerdo con varios creadores de contenido.

La semana pasada, youtubers latinoamericanos expresaron a través de la plataforma su inconformidad sobre el tipo de contenido que hoy circula en la plataforma que contabiliza a más de 1,000 millones de usuarios, principalmente por la saturación de creadores.

“(He dejado de producir contenido) Y la razón principal y la que no había querido decir es lo tedioso que representa para mí, entrar a YouTube, ver nuevos contenidos o incluso ver los videos en tendencia y darme cuenta que lo que les gusta consumir a algunos de ustedes es la basura que están consumiendo”, refirió Sebastián Villalobos, un youtuber colombiano que se incorporó a la plataforma en 2011.

Lee: Estas son las nuevas reglas para hacer dinero de YouTube

Villalobos demandó que son varios los generadores de contenido los que están afectando a la plataforma con la creación de videos sin valor alguno para los consumidores.

“Están convirtiendo a YouTube en una telenovela de bajo presupuesto o en un reality show donde solo hay drama (…) Están haciendo que YouTube poco a poco comience a perder su gracia”, agregó Villalobos.

La plataforma adquirida por Google en 2006 por 1,650 millones de dólares enfrentó en 2017 uno de los años más retadores de su historia al constatar en repetidas ocasiones cómo el contenido que se sube a la plataforma puede afectar a la comunidad, la reputación del mismo YouTube y la de sus anunciantes.

Lo atractivo en el modelo de monetización y lo lucrativa que es la plataforma empujó que un sinfín de personas se sumaran a crear contenido y también impulsó a la incapacidad por parte de YouTube de supervisar todo lo que circula.

Uno de los casos más recientes es el de Logan Paul, un youtuber estadounidense que mostró en un video a una víctima de suicidio. Paul, cuyo canal de videos diarios cuenta con 16 millones de suscriptores, era miembro de Google Preferred, una solución que permite a las agencias y marcas colocar su nombre o la de un producto en el contenido más popular de YouTube.

“En YouTube las cosas han cambiando. Extrañamos al anterior YouTube”, expresó Juan Pablo Jaramillo, quien posee en su canal casi 5 millones de suscriptores.

“No quiero generalizar, pero ahora muchos de los youtuber que están entrando quieran ser famosos y ganar dinero”, agregó.

Esto, dijo el creador, ha impulsado una caída en la calidad del contenido.

“Antes los youtuber se esforzaban por tener ideas originales. Ahora los youtubers están en una zona de confort en donde no tienen mucho qué pensar”, mencionó Jaramillo.

En un comunicado reciente, guiado a los generadores de contenido, ejecutivos de la empresa anunciaron cambios a su política de monetización con el objetivo de “evitar que los malos actores dañen a los creadores inspiradores y originales de todo el mundo que se ganan la vida en YouTube”.

A partir de febrero próximo, para que un creador en YouTube pueda monetizar, la nueva política señala que su canal deberá de cumplir con al menos 4,000 horas de tiempo de reproducción, definido por la plataforma como el tiempo que las personas consumen del canal y 1,000 suscriptores.

Otros creadores que se han comprometido a mejorar su contenido han sido Alexxx Strecci, Juana Martínez y Sebastián Arango, quien borró todos los videos que tenía en su canal.

Te puede interesar: Así castigó YouTube a Logan Paul

Para Radamés Camargo, analista de The Competitive Intelligence Unit, lo que hoy sucede en YouTube no podría llamarse una crisis.

De acuerdo con Camargo, tanto los esfuerzos de la empresa como el de sus creadores buscan ofrecer contenido competitivo con el de otras plataformas sociales.

“Buscan ofrecer contenido que siga siendo visto y que siga siendo atractivo para las audiencias”, refirió.

]]>