¿Quiénes pueden aplicar para una visa L-1A?

El gobierno de los Estados Unidos tiene diversos tipos de visas para ofrecer algún beneficio a trabajadores extranjeros, una de ellas es la L-1A.
Este permiso para un “no inmigrante” aplica para ejecutivos o gerentes de una compañía transnacional que tenga oficinas en los Estados Unidos y/o para quienes son enviados a abrir una oficina de esa empresa en el país.
“La clasificación no inmigrante L-1A permite a empleadores estadounidenses a transferir un ejecutivo o gerente desde una de sus oficinas extranjeras afiliadas a una de sus oficinas en Estados Unidos”, explicó la portavoz de la oficina de Servicios de Ciudadanía e Inmigración (USCIS), Joanne Ferreira. “Esta clasificación permite igualmente a una compañía extranjera que aún no tiene una oficina afiliada en los Estados Unidos a enviar un ejecutivo o gerente con el propósito de establecer una oficina”.
Agregó que el empleador debe presentar el Formulario I-129, que es la “Petición de Trabajador No Inmigrante”, para que la oficina de USCIS procese la petición.
Entre los requisitos para este tipo de visa se pide:

Que el interesado tenga una relación elegible con una compañía extranjera (oficina central, sucursal, subsidiaria o afiliada, colectivamente referidas como organizaciones elegibles).
Esa empresa debe estar actualmente -o en un futuro- haciendo negocios como empleador en Estados Unidos y en al menos algún otro país, directamente o a través de una organización elegible durante la duración de la estadía del beneficiario en Estados Unidos. Mientras que el negocio sea viable, no se requiere que esté involucrado en comercio internacional.

A principios de enero, USCIS informó sobre una guía de política actualizada que aclara que “un voto por poder debe ser irrevocable”, es decir que la autorización de transferencia debe mantenerse hasta que se aprueba la visa L-1A correspondiente.

“El nuevo memorando de política aclara que cuando los votos representativos son un factor determinante para establecer el control (de una empresa o filial), el solicitante debe demostrar que los votos son irrevocables desde el momento de la presentación hasta que USCIS resuelva la petición“, se informó en un comunicado. “(Esto) junto con la evidencia de que la relación (laboral) continuará durante la aprobación”.
La política anterior no consideraba si los votos por poder debían ser irrevocables para establecer el control durante el proceso de autorización de la visa.
Bajo esta lógica, una persona que quiera iniciar un pequeño negocio en los EEUU, podría no ser beneficiado con la L-1A, como le ocurrió a Khaled Altarkeet, originario de Kuwait, quien había comprado una cafetería a un lado de la Universidad Estatal de San José, pidió una extensión de su visa, la cual le fue negada, por lo que decidió dejar el país.
En ese caso no quedó si el Altarkeet había llegado al país contratado por una transnacional.
Es importante que cualquier inmigrante se asesore sobre las opciones que tiene para conocer las opciones que USCIS puede ofrecerle, para ello puede revisar la versión en español de la dependencia o acercarse a una organización civil en defensa de los derechos civiles, a fin de evitar fraudes.

(210)