¿Qué hacer si te mordió una araña violinista?

Especialistas del sector salud recomiendan que, ante la mordedura de esta araña, se actúe rápidamente aplicando hielo y vendaje compresivo frío sobre la herida.
De ser posible, lavando la zona con agua y jabón, y acudir al Centro de Salud más cercano.
Su peligro radica en que es una especie nocturna que se adapta a cualquier ecosistema.
La doctora María del Carmen Sánchez Villegas, jefa del Departamento Clínico de Toxicología del Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza, del IMSS, recomienda evitar remedios caseros.
Además, acudir con el médico de primer contacto, quien tiene el conocimiento para brindar tratamiento seguro, apoyado por el Centro de Información de Asistencia Toxicológica de dicha unidad mérida.
O vía virtual, a través de internet, para la asesoría de interconsultas al grupo médico que así lo solicite.
Una vez que se generó el incidente, se recomienda recostar a la víctima, evitar exponerla al sol, quitar accesorios que hagan presión como anillos, pulseras, relojes, corbata, cinturón y calcetines.
Además, no administrar estimulantes, como alcohol etílico, café o drogas; efectuar aseo con agua y jabón, e inmovilizar la extremidad afectada.
Especialistas sugieren no aplicar hielo ni efectuar heridas con objetos cortantes contaminados, que puedan provocar hemorragias graves, lesiones profundas e infecciones.
También evitar torniquetes, porque disminuyen la irrigación sanguínea y favorecen la destrucción del tejido, lo que puede provocar la pérdida de una extremidad.
Los lugares predilectos de la araña violinista durante el día son los rincones oscuros, de los que sale para cazar; su actividad aumenta en las noches veraniegas calurosas y con luna.
La araña violinista suele esconderse en grietas y rincones de difícil acceso, lugares polvorientos y poco aseados, como bajo los tanques de gas, detrás de cuadros, cornisas, librerías o en los armarios, especialmente con ropa.
Si bien la araña violinista es activa durante todo el año, su vitalidad disminuye con la llegada del frío.
El jefe del servicio de Urgencias adscrito al Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) Jalisco explicó que la “violinista”‘ y la “viuda negra” son los dos principales tipos de arácnidos que, luego de una agresión al ser humano ponen en peligro la vida.
Muchas de las lesiones, detalló, son en forma de diana, es decir con un punto blanco en el centro y circunferencia roja alrededor, las cuales deben supervisarse de manera continua, a fin de notar cualquier anomalía.
La prevención de estos ataques incluye limpieza exhaustiva debajo de camas, detrás de sillones y cuadros, además de aspirar lugares oscuros o poco ventilados.
Hasta octubre de 2017, el Hospital General del Centro Médico Nacional La Raza del IMSS había atendido a 71 personas que sufrieron envenenamiento por animales ponzoñosos, a través del Centro de Información y Asistencia Toxicológica, 20 de los cuales correspondieron a la araña violinista.
Dicho centro médico brinda evaluación clínica, terapia de soporte y administración de anti veneno para neutralizar la sustancia tóxica de araña violinista, araña capulina, serpiente y alacrán.
De acuerdo con el IMSS, el tratamiento ante la picadura consiste en reducir la inflamación, detener la destrucción de tejidos blandos, así como terapia de inmuno regulación para preservar el funcionamiento de órganos y sistemas, a fin de salvar la vida de niños y adultos
Todos los casos de envenenamiento se evalúan de acuerdo con escalas de gravedad y, de ser necesario, se aplican los anti venenos correspondientes, explicó en su momento la doctora Sánchez.
Para la atención de lesionados por araña violinista participan urgenciólogos, intensivistas, infectólogos, cirujanos plásticos reconstructivos, rehabilitadores, enfermeras y trabajadoras sociales, debido al cuadro grave que presentan los pacientes y requieren ingreso a terapia intensiva, valoración quirúrgica y estancia hospitalaria.
Los derechohabientes al IMSS permanecen internados cuando presentan complicaciones graves, como problemas de coagulación, parálisis o afectación renal, que son resueltas por los médicos del Seguro Social.
Para prevenir estos ataques es básica la limpieza exhaustiva en casa, debajo de camas, detrás de sillones y cuadros.
Aspirar lugares oscuros o poco ventilados, fumigar una vez al año, así como sacudir ropa y zapatos al vestirse o llegar a casa y mirar los estantes al movilizar objetos.
(399)