Muere bebé tras ser olvidado en carro de su padre

Un amigo le hablaba de sus hijos cuando descubrió que el suyo yacía sin vida en el asiento protector del auto; había olvidado llevarlo al centro de cuido.
Jaiden Torres Rivera, un infante de 13 meses de nacido, no presentaba signos vitales cuando su padre acudió despavorido al vehículo, tras percatarse que lo había dejado allí por, al menos, seis horas.
Ayer el padre del menor fallecido, Teddy Torres Torres, de 36 años de edad, llegó a las 8:30 de la mañana a su lugar de trabajo, un puesto donde venden verduras y exprimen frutas en la urbanización Brisas del Mar en Luquillo.
Olvidó llevar al bebé al cuido, que está localizado en una calle aledaña en esa misma urbanización.
El padre pasó el día realizando sus labores cotidianas. No es hasta eso de las 2:00 de la tarde mientras conversaba con otro amigo acerca de sus seis hijos, cuando recuerda a su pequeño. En ese momento corrió hacia el vehículo, donde se encontró con la desgarradora escena.
“Es un caso lamentable. Él (Torres) estaba hablando y se acordó y salió corriendo. Nosotros pensábamos que era un gato en el car seat, porque le hacía así, como jamaqueándolo, y estaba caliente. Entonces lo trajo aquí y lo puso encima de la mesa de las verduras y estaba vuelto loco. Aquí todo el mundo, hasta los hombres, estaban dando gritos”, relató Francisco Polanco, dueño del establecimiento de verduras, quien conoce a Torres desde hace 12 años.
“Estábamos tomándonos un café y hablando de los hijos cuando Teddy se llevó las manos a la cabeza, salió corriendo y nos dijo lo que estaba pasando. Yo rápido lo monté y lo traje con el bebé a la sala de urgencias, pero era tarde. Él es un padre ejemplar. Yo no sé qué va a pasar con él ahora. Hay que ayudarlo. Tengo miedo que le pase algo, porque no hace ni 15 días que le dio un infarto”, relató, por su parte, Francisco Jerbáz, amigo de Torres.
Se teoriza que el infante murió por asfixia, pues la temperatura ayer en Luquillo estuvo cercana a los 90 grados.
Según varios de los testigos, la situación de salud de Torres Torres pudo haber tenido alguna relación con la tragedia, ya que alegadamente había pasado por un infarto en días recientes.
“Él acaba de pasar por una parálisis facial en estos días y parece que las preocupaciones que tienen lo hicieron olvidarse de su hijo. Él no tenía plan (de salud) y estaba esperando 10 días por la reforma para darse tratamiento. Él tenía que llevar a su hijo al cuido, pero puso el carro ahí y jamás se acordó”, explicó Polanco.
Primera Hora supo que en un principio no le dieron la noticia a la madre del infante, para mitigar un poco la situación, y que no fue hasta que llega al hospital que se entera de la dura realidad.
“A ella se le dijo que había tenido que traer al nene al hospital, porque se había puesto malito, y aquí es que le dan la noticia”, indicó Jerbáz, visiblemente afectado.
El director del Cuerpo de Investigación Criminal de Fajardo, el inspector Carlos Nazario, indicó que “ambos padres están atendiendo la situación”.
“Estamos en el proceso de investigar y, como parte del protocolo, entrará el Departamento de la Familia y la División de Delitos Sexuales y Maltrato a Menores”, sostuvo Nazario.
“Siempre lo llevaba al cuido por las mañanas, pero hoy no ocurrió. Llega a trabajar se baja del vehículo a unas dos a tres residencias de distancias del negocio en una zona residencial y sigue trabajando”, añadió el oficial.
El comandante comentó que el padre está visiblemente afectado y lloroso, mientras que la madre del niño, que labora como secretaria en el Departamento de Salud, tuvo que ser sedada tras sufrir un colapso nervioso.
Torres Torres, según se informó, tiene tres hijos de otra relación y el bebé fallecido era el único que había procreado con su actual pareja.
La fiscal Lenabell Alvarado trabajó la escena junto al personal de la División de Homicidios y del Negociado de Ciencias Forenses.
De acuerdo con la American Academy of Pediatrics, el cuerpo de un niño se calienta de tres a cinco veces más rápidamente que el de los adultos. Además, los menores pueden morir de insolación o falta de oxígeno en muy corto tiempo.
Nunca dejes a los niños solos dentro o cerca de los autos, y cuando no haya nadie en el interior cierra el vehículo.
Mira dentro del auto antes de cerrarlo con llave. Toma el hábito de siempre abrir la puerta trasera para verificar el asiento antes de dejar el vehículo.
Crea un recordatorio para verificar el asiento trasero. Por ejemplo, coloca algo que necesites, como el teléfono celular, una cartera, o una identificación del trabajo, que te obligue a abrir la puerta trasera para recoger ese artículo cada vez que te estaciones. Asimismo, mantén un peluche grande en el asiento protector del niño. Cuando el menor sea colocado en el asiento protector coloca ese peluche en el asiento delantero del pasajero, así funcionará como recordatorio visual de que hay un niño sentado en el asiento trasero.
Asegúrate de tener una política estricta con el centro de cuido del niño sobre dejar y recoger a los menores. Si tu hijo no asistirá al cuido debes llamar e informarlo. Si el niño no ha llegado al cuido a la hora acostumbrada, y no han recibido llamada del padre o la madre o encargado, el personal del centro debería contactar a los padres del menor para velar que se encuentre bien.
Mantenga las llaves del auto lejos del alcance de los niños.
6. Si no encuentras a tu niño, verifica de inmediato dentro del auto y del baúl. 7. Si ves a un niño dentro de un auto llama al 9-1-1 de inmediato.
Fuente: Primera Hora
(199)