Después de una larga lucha, muere la pequeña “niña de piedra”

Al nacer, la pequeña Bea aparentaba ser una bebé perfectamente saludable, pero su martirio comenzó al llegar a la edad de 7 meses, cuando mientras su madre la bañaba, comenzó a notar dificultad para mover las extremidades de su bebita. Sin imaginar lo que sucedería, la mujer intento mover el brazo de Bea, rompiéndole la muñeca con el movimiento suave.
Tras ser llevada al hospital y examinada por numerosos médicos, se llegó a la conclusión de que la menor sufría de una extraña enfermedad genética que hacía que sus tejidos blancos y articulaciones se calcificaran. Hasta la fecha no se conoce ningún caso como el de la niña, la cuál llegó al punto de no poder moverse, e incluso comenzó a tener problemas para respirar.
Los medios italianos apodaron a Bea como “la bimba dal corpo-armatura” (la niña de piedra).
Bea solo podía mover sus ojos y a duras penas lograba hablar para comunicarse con las personas, por lo que su madre se convirtió en sus brazos y piernas, viéndose forzada a dejar de trabajar para invertir todo su tiempo en cuidar a su hija.
 Lamentablemente, la mujer falleció hace seis meses a causa de un tumor que había logrado afectar su salud durante un largo tiempo, dejando a su esposo y a su pequeña solos, volviendo ahora al trabajador padre en el proveedor de su hija y además en su recurso para moverse.Bea solo encontraba un poco de alivio a través de hidroterapias, las cuales consistían en sumergir el cuerpo de la niña en una bañera con agua a 30 grados centígrados, lo cuál ayudaba a suavizar un poco sus articulaciones y movilizarla ligeramente más.
e enfoca en ayudar a niños como Bea, que sufren enfermedades tan extrañas y únicas, que los gobiernos y organizaciones sin fines de lucro no ofrecen la suficiente ayuda.
De acuerdo con sus familiares, lo único de piedra en la niña era su voluntad, pues a pesar de sus dificultades, ella permanecía firme a querer ser independiente y algún día convertirse en una anestesióloga. Con su sonrisa e ingenio, Bea conquistaba los corazones de todas las personas que la conocieran.
Bea Naso falleció en un hospital de su ciudad natal, el pasado 14 de febrero, en día de San Valentín, debido a una crisis respiratoria que duro varios días, pero no pudo superar.
En un mensaje de su tía publicado por Facebook, la familia se despidió de la niña de tan solo 8 años, enviando en su comunicado un amor melancólico y hermoso al mundo.
“Beatrice ha volado esta noche. En este día, dedicado a los enamorados, decidió correr a abrazar a su madre. El mundo de bea será el mejor lugar que he podido visitar para siempre.”
Con respecto al padecimiento de Bea, los doctores piensan que su caso podría tratarse de una fibrodisplasia osificante progresiva, la cual es una enfermedad rara que normalmente solo afecta a adultos, pero aun con esta posibilidad, la enfermedad de la niña de piedra continua siendo un misterio para la ciencia médica.

(659)