Choferes de Uber y Cabify parados por Invea

<![CDATA[

El Instituto de Verificación Administrativa (Invea) se ha lanzado de nuevo a la cacería de los choferes de transporte bajo demanda, asegura Agustín, un conductor que opera bajo este tipo de plataformas.

Agustín, quien prefirió mantener su apellido oculto para evitar represalias, señala que los operativos se han fortalecido de nuevo tras la licencia de Miguel Ángel Mancera e incluso existe una petición en la plataforma Change.org sobre el tema.

“Están haciendo su vaquita y aprovechando que Mancera se salió y otra vez no hay un acuerdo entre el gobierno y las plataformas”, agrega el conductor cuya única fuente de ingreso es la prestación de servicio a una de estas plataformas.

Lee: Didi, el Uber chino, comienza a operar en México

Al igual que Agustín, la mayor queja de los conductores de plataformas como Uber, Cabify o Easy es que estos operativos se llevan a cabo pese a que el proceso para otorgar el holograma regulatorio por parte de la Semovi y las aplicaciones cubre a un número reducido de unidades, incluso cuando estas medidas entraron en vigor poco después del 15 de julio de 2015.

“Con fecha reciente y sin claridad en las explicaciones por parte de las autoridades, se iniciaron una serie de operativos por parte del Invea para verificar tanto a taxis como a conductores privados. Si el vehículo Uber no cumple con el requisito de contar con una constancia de registro y un holograma de la Secretaría de Movilidad (Semovi), lo remiten al corralón”, dice la petición emprendida en Change.org para frenar lo operativos celebrados recientemente por el Invea.

“Este holograma se ha entregado a cuenta gotas y no existe manera de que los conductores vayan a solicitarlo directamente para poder trabajar pues tiene que ser la Semovi quien dé las citas a través de Uber, Cabify y otras plataformas”, agrega la petición.

Para llevar a cabo este proceso, los conductores deben de ser seleccionados por la empresa o app con la que trabajan para dirigirse a la Semovi y llevar a cabo el proceso de registro. Es decir, dependen del sí de Uber, Cabify o cualquier otra plataforma y no pueden hacer el trámite por su cuenta.

Trámite lento
Trámite lento  Los conductores de las plataformas de tecnología señalan que el trámite es lento.  (Foto: Tomada de Uber )

“Hemos trabajado con Semovi para cumplir en todo lo que nos han pedido, además hemos tratado de hacer lo más claro posible el proceso para que nuestros socios conductores puedan seguir utilizando la plataforma de forma regular, sin que tengan problemas ante la Semovi o Invea”, señala Eduardo Donnelly, director regional de operaciones en Latinoamérica de Uber.

Sin embargo, algunos socios han dejado de operar en las plataformas para no ser multados, y otros han sido obligados luego de que su unidad fue remitida al corralón.

“Uber me ayuda a sacar el auto. Pero el asunto es que Semovi se tarda hasta 30 días en liberar mi coche. ¿Qué hago 30 días si mi único ingreso es este?”, precisa Agustín quien lleva más de año y medio trabajando a través de una de estas compañías.

Ni Uber ni Cabify precisaron el número de unidades que poseen dicho holograma para operar en la Ciudad de México.

Te puede interesar: Los mexicanos son los que olvidan más objetos de Uber

“Actualmente no tenemos más información sobre este tema, pero sí me gustaría platicarte que Cabify se encuentra trabajando, en coordinación con la Secretaría de Movilidad, para continuar con el registro de unidades de una forma ordenada y eficiente, y así gestionar el trámite de los socios y puedan seguir operando con normalidad”, precisó Cabify por correo electrónico.

Expansión buscó también a la Semovi para hablar al respecto y no obtuvo respuesta.

En un video recientemente publicado en YouTube, Carlos Meneses, titular de la Semovi precisa que aquellas unidades que no cuenten con el holograma no pueden prestar servicio en la Ciudad de México.

“La respuesta que dan las autoridades es que quienes no tengan el holograma no pueden trabajar, pero de continuar el actual ritmo de entrega de hologramas, pasará más de un año para que muchos conductores puedan volver a trabajar”, se menciona en la misiva publicada en Change.org.

En la carta se exige que el Invea detenga las multas hasta que entregue los hologramas a las unidades ya autorizadas, así como que la Semovi comprometa infraestructura para agilizar la regulación de los coches y finalmente que las unidades que han sido sometidas al corralón sean entregadas a sus propietarios.

]]>