Abuelo millonario muere solo en su mansión debido a las bajas temperaturas

Ni todo el dinero del mundo pudo salvar a Peter Knoll, un heredero millonario de 75 años que después de una larga vida de lujos y privilegios en la cual jamás tuvo que trabajar ni un solo día, falleció de hipotermia dentro de su elegante departamento en la exclusiva zona del Upper East Side de la ciudad de Nueva York por no tener calefacción.
El hijo del magnate fundador de la exitosa compañía Hans G. Knoll Furniture Co. afrontó una vida sin responsabilidades cuando a partir de los 13 años, después de que su padre perdiera la vida en un accidente automovilístico, el joven logró disfrutar del dinero de su herencia sin ningún tipo de restricciones; estudiando en costosos colegios europeos y comprando carísimos vehículos, como el famoso Aston Martin en el que alguna vez gastara 290 mil dolares.
Pero la pregunta que viene a la mente de la mayoría de las personas al escuchar ésta historia es: ¿Cómo un hombre tan rico terminó congelado hasta la muerte en su hogar?
De acuerdo con el reporte de las autoridades, Knoll vivía solo en su casa de la calle 78 y en el año 2013 contrató a un plomero para que arreglara una avería en los calentadores de su mansión, pero una vez que se realizó el trabajo, la compañía de gas Edison se negó a conectarle el servicio por supuestos “problemas de seguridad”.
Sin embargo, el pasado 8 de enero, su asesor financiero descubrió que Knoll no había utilizado su tarjeta de débito en varios días, por lo que acudió a la policía para que verificaran al hombre en su domicilio. Fue así como el cuerpo de Peter Knoll fue descubierto sin vida después de varios días de haber muerto a causa de hipotermia por una temperatura que llegó a alcanzar los menos 22 grados centígrados.

El organismo ha abierto una investigación sobre la muerte del anciano millonario y la compañía que le negara el servicio de gas.

Fuente: Debate

(19)